CASOS DE ÉXITO DE DISTONÍA FOCAL

EmbocaduraManoCuerdas Vocales

Casos de éxito: Distonía Focal de la Mano

Instrumento: Bajo Eléctrico
Tiempo con Distonía Focal antes de comenzar el tratamiento: 1 año
Duración del tratamiento: 18 semanas
Tratamientos anteriores: Osteopatía y Fisioterapia.

Historia del caso

He cambiado el nombre de este cliente a David para proteger su privacidad.

El caso de David fue uno de los casos más complejos que he tratado. Aunque solo había padecido durante un año de Distonía Focal de la Mano, la había desarrollado con mucha rapidez y severidad. Estaba presente en muchas de sus actividades cotidianas y tenía dolor y espasmos en su mano casi constantemente durante todo el día. Eso es diferente de la mayoría de los músicos con Distonía Focal de la mano a los que solo les ocurre cuando comienzan a tocar su instrumento. Además sus dedos se encogían con mucha intensidad dentro de su palma en el momento que agarraba su instrumento.

Enfoque del tratamiento

Por eso, dividí el trabajo con David en 3 niveles:

Proceso de Resolución

Para mí no era ninguna sorpresa que las causas de su Distonía Focal de la mano eran una acumulación de eventos altamente estresantes que él había experimentado desde la primera infancia. Entre ellos fueron las exigencias y castigos de su primer profesor de música y de su primer profesor de solfeo que con 6 añitos le metieron un profundo miedo a equivocarse.

Fenomenológicamente, he evidenciado que la causa principal de la Distonía Focal es que las conexiones neuronales que controlan las destrezas motoras finas del músico están conectadas con experiencias de alto impacto o estrés. Parece que estas experiencias sobre-estimulan los mensajes del cerebro al movimiento, en el caso de David a sus dedos, causando que los músculos crean una” vigilancia muscular” y un “reflejo de retirada” que hacen que se pongan rígidos de forma que el músico no los pueda controlar.

El aspecto más complicado para curar la Distonía Focal es que estas conexiones erróneas están ubicadas en las zonas más profundas del cerebro, esas que están más allá de nuestra consciencia y control. Por eso no responde por completo a los tratamientos tradicionales como el reentrenamiento muscular. También es la razón de que sí responda con tanto éxito a las técnicas de profunda neuroplasticidad y neurogénesis que estimulan justo estas zonas del cerebro medio y del tallo cerebral.

En el caso de David, estos eventos estresantes tuvieron tres temas comunes, altos niveles de exigencia de perfección y sentimientos de culpa y de miedo. Es interesante ver que frecuentemente personas que han aprendido con altos niveles de exigencia y de perfeccionismo, también responden hacía eventos vitales con sentimientos de culpa y de miedo. Me llamó especialmente la atención un comentario que hizo David en las primeras sesiones del tratamiento, dijo: “No me está permitido equivocarme”.

Aprendió esta exigencia de perfección de sus primeros profesores de música y de su entorno familiar. También tiene una personalidad que tiende hacia esta forma de hacer las cosas. Y aunque eso le había motivado para lograr tocar música a nivel de primera categoría, al final también le quitó su capacidad de tocar su instrumento.

Por eso, además de curar su Distonía Focal, le enseñé cómo tener ambición, un listón de excelencia y precisión muy alto y que a la vez se pudiera sentir tranquilo, abierto, relajado y disfrutando del proceso.

En la parte del tratamiento de neuroplasticidad David pudo tener una experiencia directa de cómo estos eventos adversos afectaron su mano. Mediante ayudarle a conectar con los nexos neuronales que almacenaban estos recuerdos, su mano entró en espasmos y contracciones extremas. Al hacer los ejercicios que desconectaron su mano de estos recuerdos se calmó por completo, entró en una profunda relajación y logró recuperar su completo control de la mano.

El caso de David es muy interesante porque en las sesiones pudo sentir y ver con mucha claridad la conexión entre los eventos vitales y la Distonía Focal de su mano. Esto significaba que entre las sesiones muchas veces recordaba otros eventos que había olvidado. Por eso aunque fue un caso muy complicado con muchos eventos adversos muy potentes y distintos que le habían ocurrido desde su infancia, apoyaba su propio proceso de sanación de una forma especialmente activa. Supo cómo abrirse para que los recuerdos pudieran emerger a la superficie para que pudiéramos con mucha efectividad desconectarlos de los nexos neuronales de sus destrezas motoras finas.

Resultados

Era muy satisfactorio y gustoso trabajar con él, no solo por su dedicación y entrega personal a curar su Distonía Focal de su mano, sino porque experimentó otros muchos cambios positivos. Cuando volvió a tocar su instrumento encontró nuevos niveles de disfrute y de sentir satisfacción al tocar, sentía calma y bienestar cotidianamente en vez del estrés y la tensión con los que había vivido desde siempre y afirmaba que su humor había mejorado muchísimo. La frustración y mal humor que antes había sentido con frecuencia y que pagaban sus seres queridos desapareció durante su tratamiento de tal forma que hasta su hija pequeña se lo comentó.

Casos de éxito: Distonia Focal de la embocadura

Instrumento: Trombón
Tiempo con Distonía Focal antes de comenzar el tratamiento: 9 años
Duración del tratamiento: 8 semanas
Tratamientos anteriores: con otras terapias conocidas de Distonía Focal, Técnica Alexander Osteopatía y Fisioterapia.

Historia del caso

He cambiado el nombre de este cliente para proteger su privacidad. Lo voy a llamar Juan.

Cuando Juan llegó a mi despacho estaba padeciendo de Distonía Focal de la embocadura por más de 9 años. Le ocurría cuando tocaba en la octava media del trombón. Su lengua se retraía o salía demasiado hacía adelante por los labios y no podía llevarla al lugar preciso para entonar la nota.

Como resultado de ello tuvo que dejar los conjuntos de música clásica en que había tocado hasta entonces y tuvo que limitar las clases que podía impartir en la Universidad en la que trabajaba. Pudo seguir tocando en algunos de los grupos porque requerían menos precisión, así que con gran esfuerzo pudo adaptar su forma de tocar para evitar entonar las notas con la lengua en este rango del instrumento.

Había probado mucha variedad de tratamientos conocidos durante los años que padeció del trastorno y aunque había logrado alguna mejoría, se había resignado a vivir con su Distonía Focal. Cuando oyó del trabajo que hago decidió darse una última oportunidad para curarlo y se puso en contacto conmigo.

Enfoque del Tratamiento

Con Juan, centré el proceso en las sensaciones fisiológicas de la Distonía Focal de la embocadura. El tema central es único para cada cliente. Algunos clientes necesitan centrarse inicialmente en los eventos que desencadenaron el comienzo de la Distonía Focal, otros tienen sentimientos tan potentes asociados con padecerla que necesitan comenzar el proceso por aquí. Las diferencias individuales tienen poco significado y lo importante es centrarse en el proceso individual y las necesidades únicas de cada persona.

En la terapia facilito al cliente poder “entrar dentro” de su cerebro y experimentar las conexiones neuronales erróneas que están causando su Distonía Focal. Mediante esta forma de hacerlo, a veces tienen flashes de las experiencias difíciles que han tenido, como humillaciones, castigos o presiones de profesores, directores de orquesta o banda y compañeros. A veces tienen recuerdos de experiencias que no están relacionadas directamente con tocar su instrumento, sin embargo, por alguna razón su cerebro lo había conectado con el control muscular. Otras personas simplemente comienzan a sentir las emociones que están asociadas con la sobre-estimulación de los músculos y otros solo sienten las sensaciones físicas de la Distonía Focal, sin recuerdos ni emociones. Cada una de estas experiencias les lleva a la estimulación neuronal que capacita al cerebro del cliente a poder desconectar las conexiones erróneas y crear nuevas vías neuronales para resolver su Distonía Focal.

Juan era tal vez uno de los clientes más “de libro” que he tratado, si es que eso existe, porque tenía todas las experiencias que he comentado en el párrafo anterior.

Proceso de resolución

En las primeras sesiones, muchas de las sensaciones difíciles que había sentido desde el comienzo de su Distonía Focal aparecieron. Eran sentimientos que incluían la desesperación de tener que tirar por la borda sus ambiciones y sueños como músico y la depresión que eso provocaba. También tuvo que esconder continuamente su Distonía Focal y eso estaba acompañado de los sentimientos de ser un fraude y del miedo de ser descubierto.

Cuando conectó dentro de su cerebro con estos sentimientos y su impacto en su Distonía Focal de la embocadura, los músculos comenzaron a soltarse y a regresar a estar bajo su control. También tuvo flashes de un profesor de trombón que era especialmente exigente y rígido. Se conectó profundamente a la auto-exigencia que él había aprendido de niño por su miedo de decepcionar a su profesor en las clases semanales que tenía con él. Además tuvo otros flashes de experiencias que en la superficie no tenían ninguna relación con tocar el trombón, sin embargo estaban subyacentes a la sobre-estimulación en su red neuronal. Incluían las regañinas que como niño le daban por ser demasiado alborotador y por hacer demasiado ruido. También tenía sentimientos de culpa por haberse mudado a una ciudad lejos de su madre para seguir con su carrera musical.

Lo que estaba muy claro con Juan era que a medida que desconectó estos recuerdos de las neuronas que controlan su movimiento muscular se veía la relación directa con su Distonía Focal y tuvo un regreso inmediato a su control sobre el funcionamiento correcto de su lengua.

Mediante la estimulación de las redes neuronales que estaban causando su Distonía Focal de la embocadura, su cerebro pudo desconectar esta intensa sobre-estimulación. Simultáneamente le enseñé cómo activar la neuroplasticidad de su cerebro para poder conectar las destrezas motoras finas de su lengua desde un lugar profundo, calmado y preciso de su cerebro. Respondió especialmente bien y su Distonía Focal desapareció con mucha velocidad y con una facilidad espectacular, de hecho en solo 5 semanas había recuperado casi por completo su Distonía Focal.

Lo que quedaba por hacer era recuperar el nivel de técnica especialmente fino que había tenido antes del comienzo de la Distonía Focal de la embocadura. Este último detalle de la terapia simplemente nos requería procesarlo con mucha paciencia porque estaba almacenado en una profundísima parte del cerebro. Sin embargo esto sólo requirió algunas sesiones más de un trabajo muy meticuloso y detallado.

Resultados

Quería compartir el caso de Juan contigo porque en su procesamiento experimentaba de forma tan directa y a tantos niveles las conexiones erróneas que habían causado su Distonía Focal de la embocadura. Localizó las experiencias exactas, además de las emociones con las conexiones erróneas que causaban las sensaciones fisiológicas de la Distonía Focal.

Me dio una profunda alegría tener la oportunidad de acompañarle a recuperar su gran talento. Es un músico que tiene un estilo natural de tocar el trombón con una tremenda energía y diversión. Me entristeció mucho ver cómo la Distonía Focal le había robado sus sueños. He disfrutado mucho de verle en concierto después de resolver su Distonía Focal conmigo y verle tocar con toda su vivacidad y vigor. Es inspirador ver como captura al público, animándoles con su energía y felicidad.